El puff: ¿el asiento ideal para tu salón?

Puff asiento ideal para tu salon

En muchas ocasiones queremos rellenar algún rincón de nuestras casas, oficinas, negocios, restaurante, entre otros y simplemente no sabemos cómo hacerlo. En algunas ocasiones se decide poner sillones, mesas auxiliares o cualquier elemento decorativo que llene ese espacio. Es muy posible que al final resulte una decoración bastante atractiva, pero no se le termina dando un uso práctico a esos objetos.

Es ahí donde debes de optar por un puff, estos pueden convertirse en una mesa, un reposapiés o simplemente un asiento, quizás el favorito de todos. Además, estos accesorios quedan muy bien en cualquier lugar, ya sea en una sala, un dormitorio, en el patio, realmente han sido creados para adornar todo tipo de lugares.

Cuando hablamos de un puff, hacemos referencia a un objeto muy personalizable, ya que si con el tiempo estás cansado de ese modelo puedes tapizarlo y crear otro completamente distinto al anterior. Incluso le puedes añadir o quitar patas a tu puff, si lo que quieres es convertirlo en una mesa solo debes añadirle una bandeja o una tabla de madera. Sin duda alguna estos objetos resultan ser una especie de muebles muy prácticos y sencillos a la vez.

Puffs

Los puff se han ido poniendo a la moda estos últimos años, especialmente por el gran uso que se le ha dado en los bares y restaurantes. Y es que esa tendencia se ha expandido por todo el mundo llegando así a las terrazas de muchos hogares. Y es que aparte de ofrecer una gran comodidad en el momento de usarlos también ofrecen una zona de relax.

Ideales para un dormitorio

En muchas ocasiones nos olvidamos de que los puff son ideales para tenerlos en las habitaciones, especialmente si eres un adolescente. Allí podrás pasar tiempo a solas cómodamente o atendiendo las visitas de tus amigos y por qué no usarlo para una tarde de videojuegos. Los puffs se han ido convirtiendo en la solución perfecta para disfrutar de un momento cómodo.

Para los dormitorios se recomienda hacer uso de un puff de tamaño considerable. Ten en cuenta que cuanto más grande sea el puff más cómodo será. Si eres de esas personas grandes y tienes un puff muy pequeño, lo más seguro es que lo termines usando solo como una mesa auxiliar, dependiendo del modelo. Este tipo de mueble hará que la estancia dentro de tu habitación tenga un aspecto mucho más divertido, sobre todo si lo has escogido de un color muy llamativo.

La solución para las visitas inesperadas

En muchas ocasiones al momento de hacer una fiesta en casa suele ocurrir que llega una persona de sorpresa y es muy probable que no queden asientos libres. Si esto pasa, el puff podría ser una opción ideal, es por ello la importancia de tenerlos en el salón, para complementar al sofá. Además, de que brindan un aspecto decorativo que hará que tu habitación se vea aún más atractiva.

Para las habitaciones se recomiendan los puff redondos, ya que suelen ajustarse a cualquier hueco fácilmente y son una buena opción para rellenar esos huecos en las esquinas. Incluso estos muebles pueden guardarse debajo de la mesa del salón sin ningún tipo de problema.

Además, los puffs también son ideales para otras estancias, como el jardín. Puede que te interese este post sobre cómo amueblar tu jardín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.