Descubre qué son las bolas chinas y para qué sirven

Qué son las bolas chinas

Las bolas chinas ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico y superar algunas de las complicaciones que suceden cuando este se ve afectado, una alternativa ideal de tratamiento que puedes adquirir con la ayuda de plataformas como En Suelo Firme.

Ejercitar el suelo pélvico con utensilios como las bolas chinas es sumamente importante por una simple razón, esta parte del cuerpo formada por una serie de músculos se encarga de mantener en su lugar ciertos órganos, como el útero, el cuello uterino, la vagina, la vejiga, los intestinos y el recto.

Un suelo pélvico fortalecido ayuda tanto a la preparación como a la recuperación del parto, aumenta el deseo sexual, trae de vuelta la sensibilidad, mejora la lubricación y ayuda a evitar incontinencias urinarias. ¿Cómo conseguir todos estos beneficios? Solo necesitas comprar bolas chinas. Si necesitas asesoramiento sobre este importante tema, la mejor opción es acudir al sitio En Suelo Firme, un grupo multidisciplinario de mujeres que ante todo te entiende. 

Entre todas las integrantes de este equipo suman experiencias con enfermedades relacionadas con el suelo pélvico. Ellas son las mejores compañeras a la hora de probar nuevas experiencias, como las bolas chinas, pues saben muy bien lo que es superar una incontinencia urinaria o una diálisis, la violencia obstétrica y la conciliación tras convertirse en madres. 

¿Qué son las bolas chinas? 

Las bolas chinas son un utensilio compuesto por una o dos bolas huecas unidas por un cordón. En el interior de las bolas se encuentra una bolita más pequeña, cuya función es moverse y chocar con las paredes como reacción al movimiento.

También conocidas como bolas de geisha o Ben Wa, funcionan como un dispositivo de tonificación que fortalece el suelo pélvico. Su mecanismo las hace funcionar como un cascabel, que se mueve cuando la mujer camina o está en movimiento. 

El choque de la bolita más pequeña con las paredes de la vagina ocasiona una contracción involuntaria y continua en los músculos del suelo pélvico, esto provoca un aumento en la circulación sanguínea, la lubricación y el tono muscular.

¿Cuándo usar las bolas chinas?

Toda mujer adulta sana y con un mínimo de fuerza, puede utilizar las bolas chinas como terapia preventiva, especialmente si:

  • Va a quedarse embarazada.
  • Ha pasado por uno o varios partos.
  • Sufre sobrepeso.
  • Practica deportes hiperpresivos o de impacto.
  • Sufre estreñimiento crónico.
  • Quiere prevenir el prolapso. 
  • Está a punto de someterse a una cirugía pélvica.

Además, las bolas chinas pueden aportar una increíble mejoría a los síntomas de distintos tipos de incontinencia urinaria, las consecuencias del parto o disfunciones sexuales. Sin embargo, antes de utilizarlas es importante consultar con un profesional, pues están contraindicadas en distintos casos, como por ejemplo prolapso, vaginismo, hipertonía de los músculos del suelo pélvico o durante el embarazo.

Como puedes ver, las bolas chinas no son aplicables en todos los casos, por lo tanto si te interesa utilizarlas para cuestiones específicas de salud, lo mejor es consultar con tu médico y asesorarte con expertos. 

¿Cómo usar las bolas chinas? 

Al colocar las bolas chinas, debes asegurarte de que queden ubicadas en el sitio en el que se colocaría un tampón; también es importante que el cordón sobresalga. Para introducirla de forma fácil y óptima, se recomienda emplear lubricante o gel hidratante. Cuando la hayas introducido eficazmente, debes ponerte de pie y caminar con normalidad.

Se suele empezar durante 10-15 minutos diarios, para aumentar progresivamente hasta dos o tres horas diarias. En caso de mucha debilidad muscular, es mejor iniciar con una rutina de ejercicios Kegel.

Las bolas chinas son una opción ideal para fortalecer el suelo pélvico y superar todas las dificultades que se originan cuando se ve afectado. Recuerda que contar con la ayuda de expertas como las mujeres de En Suelo Firme resulta un gran apoyo para recuperar la confianza y la seguridad en una misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.