¿Cómo comprar juguetes eróticos por Internet?

Comprar juguetes eróticos por Internet

En las tiendas online se puede conseguir una gama casi infinita de juguetes eróticos y son tiendas de naturaleza discreta.

Hablar de estos juguetes es una tendencia actual que ha surgido gracias al auge de películas, libros y el propio Internet. Así es cómo se puede satisfacer de manera rápida y fácil la necesidad de conseguir información más profunda sobre el tema, lo que puede traer como consecuencia el despertar de la curiosidad en estos juguetes para adultos.

Éstos funcionan perfectamente para complementar y variar las relaciones sexuales en lugar de quedarse estancados en lo mismo. De igual manera son geniales para disfrutar en soledad y explorar aún más la sexualidad en privado.

Con cuáles empezar

A pesar de que suene contradictorio, éste es un tópico de interés general y al mismo tiempo es un poco tabú, incluso entre los jóvenes. Tener la mente cerrada a ello hará que no se disfrute en plenitud a la hora de usarlos, por lo que conviene dejar de lado estos prejuicios. Antes de comprar nada, es necesario deshacerse de ellos.

Tener un juguete para adultos o lencería no implica perversión ni nada semejante. Es más, hoy día es habitual tener al menos de los más básicos -como condones o lubricantes de sabores-, constantemente al alcance de la mano, incluso estando en pareja.

Esto no significa que se esté reemplazando la vida sexual con esta persona sino que son complementos que hacen el sexo más divertido.

Juguete sexual dildo masajeador

Es importante tener en mente qué utilidad se le quiere dar a estos accesorios. Si es para la estimulación en pareja, para hombres o mujeres, o si es para seducir. La variedad que existe es muy amplia, por lo que se puede comenzar a buscan en una sexshop online.

Para empezar, está bien probar con cosas sencillas como condones con sabores, texturas y formas diferentes. Incluso están los aceites con fragancias estimulantes que sirven para dar masajes, los afrodisíacos para aumentar la libido y los lubricantes comestibles o con efectos de frío y calor.

Éstas son buenas opciones para comenzar a tantear el terreno de ampliar la manera de disfrutar la sexualidad.

En cambio, si se desea adquirir algo más estimulante, la lista de las alternativas crece significativamente. Aquí es cuando entran en juego accesorios como los dildos y los marturbadores masculinos.

Los dildos y vibradores son muy buenos para utilizar en solitario o para ayudar en la penetración. Existen de muchos tamaños y formas que tienen como objetivo estimular diferentes zonas.

Están los que tocan sobre todo el famoso punto G, el clítoris o se usan básicamente para dilatar. Si es la primera vez que se compra uno, lo mejor es que sea de tamaño pequeño para acostumbrarse. También hay vibradores de uso externo que se enfocan que dar placer en zonas erógenas externas, como los labios vaginales y los muslos.

Para los hombres existen juguetes con formas de vaginas, anos, bocas e incluso muñecas inflables. También están los anillos retardantes que aprietan ligeramente el pene y lo estimula durante el coito. Por otro lado, están los vibradores que se pueden usar en pareja, los cuales se introducen en la vagina junto con el pene, lo que otorga placer a ambas partes.

Para más avanzados

Hay juguetes y accesorios que son más elaborados y que están dirigidos a un público que desee experimentar un poco más. En estos casos comprar juguetes eróticos y lencería online se vuelve una opción muy relevante ya que la variedad y la información que se puede encontrar por Internet generalmente es mayor que en una tienda.

Además, el medio de compra online es perfecto para las personas tímidas ya que aquí la privacidad y la discreción está garantizada.

La lencería es un mundo dentro de los accesorios para el sexo. Ésta puede ser desde la más “tradicional” hasta la más extravagante. Aquí es donde entran en juego los disfraces y los juegos de rol que se pueden tener en la cama, e incluso la lencería comestible o con vibradores a distancia. La diversidad es casi tan grande como la de los juguetes.

Se pueden adquirir artículos para practicar BDSM o fetichismo. En estos casos el uso de ataduras como cuerdas par shibari o esposas es habitual, al igual que la implementación de látigos y fundas para los ojos e incluso máscaras que cubren el rostro por completo. También se encuentran columpios que permiten realizar nuevas posturas sexuales, y lubricantes especiales con analgésicos, especiales para practicar sexo anal.

Uno de los juguetes menos comunes es la máquina sexual, la cual puede venir para hombres, mujeres o ambos. Existen de distintos tamaños y formas, pero su función es la misma: dar placer de forma semiautomática. Son tan simples de usar como encenderlas, ajustarlas según el ángulo que se quiera y disfrutarlas. Son buenas para usar a solas o en pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.