¿Es fácil hackear las cámaras de vigilancia wifi de tu hogar?

Cámaras de vigilancia

Estos dispositivos se han convertido en los guardianes de muchos hogares, dado que permiten ver en tiempo real lo que está pasando en tu hogar desde cualquier dispositivo. Sin embargo, cabe preguntarse, ¿es fácil hackearlas? ¿Lo puede hacer cualquier persona?

Protección vulnerable

Una cámara de vigilancia wifi es un elemento que aporta seguridad a tu vivienda o negocio, ya que no solo graba lo que ocurre, sino que también puedes verlo en tiempo real e incluso moverla para apuntar a otros ángulos donde esté instalada.

Son perfectas en caso de robo o alguna emergencia en la que funcionen como evidencia. Sin embargo, a pesar de la protección que ofrecen, es posible que estas cámaras puedan ser hackeadas, tanto por carecer de una buena configuración, así como por personas expertas en este ámbito que conocen los trucos necesarios para vulnerar la seguridad de las cámaras.

Configuración por defecto

Una de las principales formas en las que otras personas pueden acceder a tu cámara de vigilancia es por medio de una configuración básica. Es decir, la que viene instalada por defecto cuando instalas la cámara.

Son miles de cámaras de vigilancia privadas las que están al alcance del público, ya que se filtran por internet, dado que hay sitios web donde puedes acceder a cámaras en todo el mundo y ver lo que ocurre en tiempo real.

Esto ocurre porque al dejar el equipo con la configuración por defecto y conectada a la red, la contraseña aunque puede ser algo segura, es posible que ya esté filtrada, y haya alguien accediendo a las cámaras que tengan esas especificaciones.

Aplicaciones

De igual manera, el uso de aplicaciones es uno de los métodos más comunes con los que se hackean las cámaras de vigilancia.

A través de ellos, la persona puede conocer la IP y el puerto de tu cámara, incluso pueden hacer uso de las contraseñas por defecto, las cuales se consiguen fácilmente en internet.

Cámaras de vigilancia wifi

Con solo esto, una persona ya puede acceder a la cámara de vigilancia por medio de la conexión WiFi, ya que ésta es la encargada de mantener todo conectado.

Desactualizadas

Las cámaras de vigilancia cuentan con un software propio por medio del cual se pueden controlar, ya sea usando el móvil o el ordenador, por ejemplo.

Sin embargo, como todo programa, es necesario que éste se actualice para garantizar la mayor seguridad en sus funciones, caso contrario, si está desactualizada, es muy probable que sea más vulnerable a recibir ataques de hackers.

Ya sea por no configurarla correctamente, por tener el equipo desactualizado o incluso por tener poca seguridad en tu red WiFi, es posible que otra persona pueda acceder a las imágenes de tu cámara de vigilancia y vulnere tu privacidad.

¿Cómo evitar que las vulneren?

La primera recomendación es cambiar el usuario y la clave que vienen por defecto en la cámara de vigilancia, la cual suele ser “admin” y “0000”. Procura que sea una clave alfanumérica y extensa. 

También puedes optar por cambiarla cada cierto tiempo para tener una mayor precaución.

Mantén siempre actualizado el software de la misma, no solo para que funcione de forma óptima y se corrijan errores, sino también que evite crear una brecha, por la cual, una persona pueda acceder a las imágenes de la cámara de vigilancia.

Otra forma de evitarlo es camuflando la IP de tus cámaras de forma digital, para que así, cuando alguien esté buscando hackear una, la IP de tu dispositivo se muestre como un sensor digital de temperatura, esto provocará que el hacker pierda el interés.

Las cámaras de vigilancia pueden ser hackeadas de distintas maneras, ya sea por falta de nuestro sentido común, así como por no saber programarlas.

Sin embargo, es posible contar con cámaras de calidad que ofrecen la protección necesaria, e incluso puedes tomar acciones que compliquen más todavía la posibilidad de hackeo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.