Informatique | Humour | Star | Animaux | Dessin | Nature & découverte | Sport | Jeu vidéo | Auto Moto | Smiley & Icone | Divers | Bébé | Musique | Perso ADULTE
Hiboox

Estás aquí : Portada > El Fotometro

El Fotometro


Presentado por : Fotorevista

El control de la exposición es una parte esencial del control de los resultados.

La decisión definitiva respecto a la exposición a dar puede considerarse “correcta” si produce un negativo que luego se positive con facilidad y reproduzca la imagen que vio la cámara en la forma que originalmente imaginamos.

Este capítulo enseñará al aficionado que es absolutamente necesario “previsualizar” el motivo a fotografiar, dado que las propiedades reflectivas de las superficies del mismo, sus tonos y colores son siempre diferentes.
Si interpretamos valores altos (luces) y valores bajos (sombras) como factores que deben mostrar la mayor cantidad de sus detalles al igual que cualquier valor intermedio, veremos que la decisión final con respecto a la exposición es la más importante que deben tomar los fotógrafos desde el momento que eligen una película hasta tener en sus manos la fotografía terminada.


El fotómetro – Medición a través del objetivo.

En el capítulo anterior hemos visto con amplitud que, para exponer una película fotográfica, debemos recurrir a dos variables que interactúan permanente entre ellas: el diafragma y la velocidad de obturación los que harán posible que llegue una determinada intensidad luminosa durante un tiempo al material sensible que tenemos colocado en nuestra cámara. Pero, como saber cual “par” utilizar ante situaciones tan cambiantes y permanentes de la luz existente?
Para ayudarnos a exponer correctamente, las cámaras fotográficas poseen un dispositivo llamado fotómetro o exposímetro que mide la luz a través del lente (en inglés trough the lens), es por eso que también se los denomina con la abreviatura TTL.


ttl


Medición a través del objetivo : Según el modelo de cámara que dispongamos, el fotómetro de la misma medirá la luz y nos informará sobre esa medición de distintas maneras. Si tomamos nuestro equipo, enfocamos hacia el motivo y mantenemos presionado ligeramente el botón del disparador, veremos que: en los modelos más viejos se verá en el interior del visor una aguja que se mueve hacia arriba y hacia abajo (1), o bien se iluminará una luz piloto (LED) (2), o se pondrá en funcionamiento la pantalla de cristal líquido (LCD) (3) esto último lo podemos encontrar en los modelos más avanzados. Con esta operación habremos medido la intensidad de luz, que siempre será la reflejada por el motivo y la utilizaremos para ajustar el diafragma y la velocidad de obturación con el propósito de llegar a una correcta exposición de la película.


medicion


Como funciona: Aunque el sistema TTL no es infalible, podemos decir que en condiciones de luz pareja, es decir luces y sombras bien equilibradas, la lectura es confiable, el problema se nos presenta cuando esas condiciones de luces y sombras son muy desparejas, el fotómetro no reaccionara como nosotros esperamos, y nos entregará mediciones inadecuadas. En las próximas páginas veremos como solucionar estos inconvenientes.

Cuando la luz reflejada por un motivo pasa a través del objetivo, es a su vez reflejada sobre una o más células sensibles a la luz localizadas en el pentaprisma o en la base de la cámara. Estas células leen la intensidad de la luz y transmiten la información a la pantalla situada en el visor. Esta pantalla informará sobre si los ajustes escogidos son correctos o se necesita modificarlos para evitar subexposición o sobreexposición.


Medición en el negativo – Concepto fundamental.

Medición en el negativo (OTF): Algunos modelos de réflex, disponen de un sistema de medición separado que mide la luz que llega al negativo durante la exposición. Este sistema es conocido como (off de film – OTF) y actúa en lecturas automáticas de la exposición.

otf


La medición OTF es muy precisa porque mide la cantidad de luz que llega al negativo durante la exposición, mientras que los otros sistemas sufren de una diferencia entre la lectura inicial de la luz y la registrada durante la propia exposición.


IMPORTANTE: EL CONCEPTO FUNDAMENTAL

Los fotógrafos debemos asumir que nuestros equipos NO PIENSAN, y de acuerdo a este convencimiento, estar dispuestos a provocar permanentemente ajustes en la exposición de nuestras películas para llegar a resultados óptimos. Los fotómetros miden toda la luz reflejada de la misma manera: dan por descontado que el sujeto se halla en una zona tonal media y refleja el 18% de la luz que incide sobre él, o sea el equivalente a la cantidad de luz reflejada por una cartulina gris.
Motivos con diferentes tonos reflejan diferentes cantidades de luz. Los motivos de tonos oscuros absorben una gran cantidad de luz, por lo que reflejan menos que los motivos con predominio de tonos medios. Por ejemplo, si se mide la luz reflejada de un trozo de cartulina negra, el fotómetro sugerirá incrementar (sobreexponer) la exposición en dos pasos. Del mismo modo, los motivos de alta tonalidad, reflejan más luz que los motivos con predominio de tonos medios, entonces, si medimos sobre la nieve por ejemplo, el fotómetro indicará reducir (subexponer) la exposición en dos pasos si lo comparamos con motivos que contienen predominio de tonos medios.

Tonos medios: La cuestión fundamental es que los fotómetros han sido calibrados para dar una lectura de las exposiciones requeridas a fin de registrar el motivo en un tono medio. Los problemas aparecen con motivos que carecen de tono medio, podemos decir que una pizarra negra o una pared blanca, serán representadas como un tono gris medio.
Si un motivo oscuro es registrado como un tono medio, está demasiado iluminado, por lo que deberemos reducir (subexponer) la exposición para restituirle su tono oscuro y registrarlo tal como lo ven los ojos, en el caso de la pizarra negra dos pasos o puntos de subexposición es lo indicado para registrarla como negra y no gris. En el caso de la pared, la sobreexposición la mostrará como blanca y no de color gris medio.



Reflectancia y exposición.

REFLECTANCIA Y EXPOSICION DE SUJETOS BLANCOS O NEGROS

La mayoría de los sujetos de los sujetos tienden a dar un valor de reflectancia, como promedio próximo al 18%. Los fotómetros basan su cálculo en ello produciendo una correcta exposición en la medida que se acerca a este promedio. Cuando grandes partes del motivo se componen de sujetos con mayor o menor reflectancia al promedio (por ejemplo objetos muy claros o muy oscuros), la exposición debe ser compensada.

Más compensación para sujetos claros :

taza



Menos compensación para sujetos oscuros:

gato



barco




Alto contraste – Opciones de medición.

Fotografiando escenas de alto contraste:

Cierto tipo de situaciones, como fotos hechas al mediodía de un día soleado de verano, pueden dar motivos de tan alto contraste, que el mismo puede exceder de la latitud de exposición de la película (ver en capítulo 5 características de las películas) y el fotómetro de su cámara no será capaz de efectuar una exposición correcta del sujeto principal. La medición matricial puede reconocer estas situaciones y realizar la exposición correcta, pero si su objetivo es la creatividad y, por ejemplo quiere realzar las altas luces de una imagen de alto contraste, en ese caso debe emplear su propio criterio. El sistema más avanzado de exposición no puede bajo, el punto de vista estético, serle de utilidad.


montana



Opciones de medición de la luz:

Todos los fotómetros TTL funcionan según el mismo principio: miden la luz que refleja el motivo e indican una exposición que lo registre como un tono medio, sin embargo, los constantes avances en el desarrollo de la tecnología permite escoger entre una amplia selección de opciones de medición TTL.

Los primeros fotómetros TTL, medían la luz de todo el encuadre, luego buscaban la media del nivel de luminosidad y mostraban por el visor la abertura o la velocidad de obturación, o ambas. Si en algún lugar del encuadre aparecía una fuente luminosa brillante, el fotómetro sugería una subexposición que afectaba toda la fotografía. De igual modo, si existía una gran zona en penumbra, la lectura daba como resultado una sobreexposición.



Fotómetros inteligentes – Medición por panal.

Compensación :

Los sistemas modernos evitan este problema “compensando” el fotómetro, de forma que sólo mida la luz de ciertas zonas del encuadre y no considere el resto de la imagen. Algunos sistemas muy sofisticados, son capaces de analizar la luz de distintas zonas del encuadre y tomar decisiones inteligentes acerca de la exposición correcta.

Fotómetros Inteligentes : Con los sistemas de medición fotométrica manual, el usuario decide donde apuntar el fotómetro y que opción de medición seguir, este sistema usualmente es utilizado por los profesionales ya que de un control absoluto sobre la exposición, depende un resultado óptimo.
Pero es posible que el fotógrafo desee que la medición la controle la cámara, el fotómetro inteligente de las cámaras de enfoque automático lo hace.
La cámara decide dónde está el motivo (normalmente, la parte de la escena cubierta por la zona central de enfoque). Luego compara la luminosidad de la luz reflejada por el motivo con la luminosidad de la luz del resto del encuadre.
Para ello divide el encuadre en sectores que mide por separado, luego compara la muestra de lecturas de luz con las muestras de luz almacenadas en el ordenador de la cámara, que han sido calculadas a partir de miles de fotos tomadas por fotógrafos profesionales. Cuando el ordenador, asistido por un microcomputador encuentra una muestra igual, señala la combinación de exposición apropiada.


paisaje


Este paisaje posee una medición fotométrica compleja, ya que en el encuadre se encuentran zonas de tono medio, sombras y también áreas muy brillantes en el primer plano y en el fondo, el sistema de
matriz o multizonal ha dado una foto perfectamente expuesta.

NOTA : Cada fabricante denomina a su modelo de fotómetro inteligente de distintas maneras tales como mediciones valorativas por panel, de matriz o matricial y también multizonal. Todas se refieren al mismo sistema de medición fotométrica.


Medición por panal :

Este sistema, toma decisión de medición por lógica de desenfoque, poseen un ordenador que considera posibilidades sopesando toda la información hasta el momento de disparar el obturador y deciden que el motivo probablemente está a contraluz. Las zonas de enfoque múltiple permiten una medición más precisa, informan a la cámara en que parte del encuadre se encuentra el motivo, de forma que la exposición se pueda inclinar hacia dicha zona.

playa


Los sistemas de medición por panal, conectados a zonas de enfoque múltiple pueden controlar los motivos descentrados. La lectura del fotómetro se inclinará hacia la zona de enfoque sobre el motivo


Medición central compensada : La mayoría de las cámaras modernas poseen este sistema de medición. El fotómetro mide una extensa zona central y prácticamente pasa por alto la parte superior del encuadre, por eso a veces se habla de medición compensada en el centro inferior. La idea es que los motivos descentrados se sigan midiendo, pero que el cielo brillante (en el caso de paisajes) en la parte superior no influya en la lectura
Las opciones de medición central compensada proporcionan lecturas exactas cuando tanto el motivo como la escena reciben una iluminación central uniforme.


Medición selectiva – Multipuntual.

MEDICION SELECTIVA

Las opciones de medición inteligente y las de compensación central están bien para la mayoría de condiciones luminosas. Son de fácil manejo, rápidas y fiables, pero existen situaciones que no pueden resolver con eficacia, como es el ejemplo de un motivo muy pequeño dentro del encuadre, que incluso la opción de análisis por ordenador se confunda y tome la lectura de los alrededores del motivo, lo que conduciría a una sobre o subexposición.
La medición selectiva nos permite elegir entre una medición parcial y otra puntual, que nos permitirá poner más énfasis en el centro del encuadre que otras opciones de medición fotométrica.

Medición parcial : Mide un área del centro del encuadre que abarca un 12% de la superficie de la imagen. Para un retrato basta llenar la zona de medición con la cara del modelo, resulta muy útil cuando el fondo es muy oscuro.


tigro


La medición parcial lee una superficie mayor que la medición puntual y es menos propensa a errores en caso de que se mueva el objetivo mientras está midiendo la luz que refleja el sujeto.


Medición puntual : Mide un área que abarca de 2 a 3% del encuadre, es la opción más selectiva y resulta ideal para motivos que queden muy pequeños dentro del encuadre o que están iluminados por un foco puntual.

pinca

En esta fotografía el motivo ocupa una pequeña parte del encuadre. Las mediciones tradicionales
pondrían demasiado énfasis en el fondo, dando como resultado una imagen subexpuesta.
En este caso la medición puntual es ideal porque limita la lectura del fotómetro al motivo.


IMPORTANTE : Utilice estas opciones cuando tenga tiempo para concentrarse en la escena, no son aconsejables para captar movimientos rápidos, pues el menor movimiento del objetivo o del motivo puede desplazar la zona de medición e influir en la exposición.

Medición multipuntual: Algunas cámaras permiten tomar más de una lectura puntual, estos modelos muestran las distintas lecturas en el visor, luego calcula la media y selecciona una combinación de exposición. Este tipo de medición permite el máximo control sobre las zonas que se miden y sobre el aspecto final de la fotografía. La medición multipuntual se puede emplear para controlar el contraste de una foto y asegurarse de que la película registre en forma satisfactoria los detalles en las altas luces como así también los de las sombras.


fotometro

Canon ofrece para sus modelos profesionales, un fotómetro multipuntual que mide en 16 zonas diferentes. Cada lectura es comparada con el archivo del microprocesador y, de esa forma, el sistema reconoce los contraluces, sujetos muy claros u oscuros, y aplica la compensación de la exposición requerida.


Fotómetros de mano

Un poco de historia:

Los primeros fotómetros que se fabricaron, llamados “fotómetros químicos”, se basaban en el ennegrecimiento de un papel especial llamado “al sol”.
Aparecieron después los llamados “fotómetros ópticos”, basados en un cristal degradado, azul o gris, a través del cual aparecen una serie de cifras.
Los fotómetros de “célula foto – voltaica” fueron los antecesores de los modernos fotómetros, pero eran voluminosos y frágiles.
El de “célula fotoeléctrica” se compone de dos órganos esenciales: una célula fotoeléctrica (que al ser sometida a la acción de la luz produce una débil corriente eléctrica) y un galvanómetro o microamperímetro (muy sensible, que registra la corriente antes citada).
El “fotómetro con célula de Sulfuro de Cadmio” fue presentado por las fábricas Gossen de Alemania con el nombre de “Lunasix” y adoptados casi inmediatamente por la empresa japonesa Sekonil con él nombre de “Microlite”
Los fotómetros de última generación, utilizan el Silicio como principal elemento foto –resistente además de estar asistidos por ordenadores de microelectrónica que dejan visualizar los datos de la exposición a través de pantallas de cristal líquido.

DIFERENTES TIPOS DE FOTOMETROS


tipos



La luz incidente.


LA LUZ INCIDENTE

Antes de la incorporación de fotómetros a las cámaras fotográficas, la medición de la luz se realizaba mediante los fotómetros de mano, y a pesar de la exactitud de los fotómetros TTL, los de mano cumplen un papel muy importante en la medición precisa de la luz.

Los fotómetros de mano pueden ser utilizados del mismo modo que el fotómetro de la cámara es decir que leen la luz reflejada del motivo, sin embargo la mayor ventaja de este accesorio es que también puede tomar lecturas de luz incidente, esto implica la medición de la intensidad de la luz que cae sobre el motivo y no la que este refleja. La medición de la luz incidente es muy precisa porque las lecturas no están influidas por los tonos del motivo, incluso bajo condiciones de iluminación regulares, los tonos oscuros, claros y medios quedan registrados correctamente.


difusor

Como funciona : Un fotómetro de luz reflejada da por supuesto que un motivo tiene una tonalidad media y refleja el 18% de la luz que cae sobre él. Por ello, la lectura es sólo válida si mide desde un tono medio. Los motivos claros y oscuros reflejan diferentes cantidades de luz y pueden llevar al fotómetro a la subexposición o sobreexposición. Los fotómetros de luz incidente miden la luz que recae sobre el motivo, lo que significa que el tono del motivo no afecta a la lectura. El difusor que cubre la ventana de medición del fotómetro de mano actúa como sustituto de un motivo de tres dimensiones y transmite el 18% de la luz que recae sobre él. Por ello, la luminosidad de la luz que alcanza la célula fotosensible es la misma que la luminosidad de la luz reflejada desde un motivo con una tonalidad media. Si escogemos la exposición sugerida por un fotómetro en modo de luz incidente y tomamos una fotografía de un objeto oscuro, el motivo reflejará menos del 18% de la luz que recae sobre él y queda fotografiado,como más oscuro que un tono medio. Por lo tanto está expuesto correctamente. En el caso contrario, pasa lo mismo con los tonos claros.

Utilizar un fotómetro de mano en modo de luz incidente es muy sencillo: Para empezar, debemos fijar la sensibilidad de la película y luego prestar atención a la posición del fotómetro con respecto al motivo a fotografiar. Este se coloca cerca del motivo y dirigido hacia la cámara, no hacia la fuente de luz. Como se ve en la foto de la derecha el difusor debe estar cubriendo la ventana de exposición y la luz que alcanza al exposímetro tiene que tener la misma luminosidad que la luz que recae en el motivo. No tiene que caer ninguna sombra sobre la parte superior del difusor ya que esto podría llevar al fotómetro a subreexponer la toma. Por último, si la luz es muy contrastada, deberemos comprobar que la película es capaz de soportar la diferencia de luminosidad entre las zonas con más luz y las sombras. Para ello se tomará una lectura en la zona de luz y otra en la zona de sombras; los fotómetros más avanzados tienen una función que hace una media de las dos lecturas para dar una exposición combinada.


incidiente

En muchas ocasiones, es preferible la lectura de la luz incidente a la de la luz reflejada. Por ejemplo, si está sacando un retrato de un modelo de piel negra, una lectura de luz incidente da una indicación más precisa de la exposición, mientras que una lectura de la luz reflejada conduciría a una sobreexposición.



Elección de un fotómetro de mano.

La importancia de mantener las zonas de luz: Algunas veces la luz es tan contrastada que tomar una lectura intermedia puede dar lugar a altas luces sobreexpuestas y a sombras subexpuestas. Por ello debemos inclinar la exposición hacia un área u otra. Todo dependerá del tipo de película que se utilice.
Si la película elegida es de diapositivas, intentaremos mantener los detalles de las altas luces, pues es más natural una toma con las zonas iluminadas expuestas correctamente y las sombras oscuras que una con las sombras bien expuestas y las zonas claras demasiado pálidas. Esto se debe a que nuestros ojos se ven atraídos por las zonas brillantes de la fotografía y están acostumbrados a que los detalles precisos están en estas partes. Del mismo modo estamos acostumbrados a las sombras oscuras que revelan sólo pequeños detalles.
En el uso de película negativa es preferible exponer para las sombras, ello no se debe a que nuestros ojos ven las copias de un modo diferente a las diapositivas, sino a que la película fotográfica negativa tiene más tolerancia para la sobreexposición – hasta tres puntos y medio- mientras que las zonas de altas luces pueden “quemarse” con facilidad en la fase de copiado.




Las tonalidades de esta toma son más claras de lo normal y conducirían a un fotómetro de luz reflejada a subexponer la fotografía. En este caso se tomo una lectura de luz incidente, la cual no estaba influida por los tonos pálidos del motivo y dio una lectura de exposición correcta.





En esta toma el predominio de sombras y tonos oscuros es evidente. Una medición de luz reflejada aconsejaría una sobreexposición inadecuada con la consiguiente pérdida de detalles y bloqueo en los tonos bajos. La lectura de luz incidente acerca la exposición a una situación más controlada, quedando a criterio del fotógrafo hacer los ajustes necesarios para la exposición final
claras
luminico
El contraste lumínico entre las altas luces de la cabeza del hombre y la sombra de su cara es tan alto que la película de diapositivas no puede registrar los detalles de ambas áreas, por consiguiente, el fotógrafo tuvo que decidir que área exponer. La decisión fue para las altas luces, lo que daba una imagen natural y de gran impacto, a pesar de que los ojos del hombre –el punto focal de más interés en un retrato-quedaran totalmente en sombras. Si hubiera expuesto la zona de sombras para realzar sus ojos, habría sobreexpuesto el resto  de la imagen, la parte superior de su cabeza no habría revelado ningún detalle y los colores de la fotografía aparecerían totalmente pálidos.




La elección de un fotómetro:

Existe una amplia gama de fotómetros de mano, lo cual nos permite encontrar uno adecuado para cada presupuesto. El precio viene determinado por las prestaciones que ofrecen cada uno de ellos.
Algunos solamente son capaces de tomar y visualizar una sencilla lectura de luminosidad. Otros tienen funciones más modernas, como la función de memoria.

Los fotómetros más avanzados se conocen como analizadores de exposición, se pueden utilizar para medir luz ambiente y luz de flash, también muestran la proporción de éstas dos mediciones en situaciones de luz combinada. Cada fotómetro utiliza diferentes tipos de representación, los más antiguos y algunas versiones modernas utilizan una aguja sobre una escala. Para utilizar estos aparatos, se debe fijar primero la sensibilidad en un selector situado delante del fotómetro, entonces debemos dirigir este hacia el motivo y pulsar seguidamente el botón de medición.


oscilacion



Fotómetro digital – Precisión de la lectura.

Fotómetros digitales: Estos modernos fotómetros utilizan un microordenador para analizar las lecturas de luminosidad y una pantalla de cristal líquido para mostrar las lecturas de exposición. Su uso y su interpretación son más sencillos que las versiones de agujas oscilantes. Mediante el uso de botones o selectores se puede fijar la sensibilidad de la película y después un valor de abertura o una velocidad de obturación, según el modelo de fotómetro.


digitales

 
Muchas marcas de fotómetros ofrecen como opción un accesorio que suplanta a la esfera difusora permitiendo medir la luz reflejada del motivo en un ángulo que puede oscilar de 1° a 5°.



La precisión de la lectura: Algunos fotómetros básicos dan lecturas en intervalos de medio punto f. Son lo suficientemente precisos si trabajamos con películas negativas, pero no lo Suficiente para los usuarios de películas diapositivas. La mayoría de los modelos dan lecturas al punto más cercano a 1/3 f y muchos digitales muestran ajustes de diafragma al punto más cercano a 1/10 f. Este grado de precisión no es necesario para la mayoría de tipos de fotografía; en cualquier caso podemos fijar los controles de la cámara al punto medio o tercio más cercano.

La variedad de velocidad de obturación: La velocidad de obturación más rápida en nuestro fotómetro debe compaginarse con la velocidad máxima de la cámara tanto como sea posible. Muchos modelos digitales tienen una velocidad de obturación de 1/8000segundos para compaginarse con la velocidad de obturación más rápida que tienen las réflex AF más avanzadas. En el otro extremo de la escala, un tiempo de exposición prolongado de 30 minutos es más que adecuado, aunque algunos fotómetros miden exposiciones de hasta 8 horas.

Escala ISO: Es importante asegurarse que el fotómetro elegido esté preparado para la sensibilidad de película más rápida y más lenta que probablemente utilicemos.


barcas


Los fotómetros de luz incidente son increíblemente sensibles y dan unas lecturas de exposición muy precisas incluso bajo condiciones de luminosidad muy precarias. Su precisión los convierte en elementos ideales cuando se trata de fotografiar con películas diapositivas, que es menos tolerante a los errores de exposición que las películas negativas.



COMENTARIO FINAL :

El fotómetro es un instrumento formidable que nos permite saber en forma inmediata y concreta la información necesaria para exponer la película fotográfica.

Pero… estos elementos no son infalibles debido a que la mayoría de los sujetos tienden a dar un valor de reflectancia, como promedio, próximo al 18%. Los fotómetros basan su cálculo en ello (incluyendo los fotómetros TTL de las cámaras)
produciendo una correcta exposición en la medida en que se acerca a este promedio.

Cuando grandes partes del motivo se componen de sujetos con mayor o menor reflectancia al promedio (por ejemplo, objetos muy claros o muy oscuros), la exposición debe ser compensada, debido a que las células de medición fotométrica se ven influenciadas por la mayor cantidad de luz o sombra que llega hasta ellas, dando como resultado exposiciones inadecuadas.

Hemos visto con amplitud que la sub o sobreexposición controlada por el fotógrafo es algo imprescindible de efectuar en la toma y así obtener negativos correctamente expuestos.








Hiboox 2014-11-23 19:28

© 2009 HIBOOX - Todos los derechos reservados.
Hiboox está editado por Warm UP interactive - 27, rue de Sèvres - 92100 Boulogne Billancourt